A diez metros del gol...

A diez metros del gol...Después de todo lo oído y desgranado, después de asistir a la exposición de cualquier blasfemia en forma de teoría, después de ver como hasta los más serios perdían la vergüenza por meter baza. Después de todo eso a Leo Messi le basto con adelantar unos diez metros su posición de salida en la cancha para definir, como solo él sabe hacerlo, un partido que, nunca mejor dicho, amenazaba con ahogar al Barsa.

Al final todas las conjuras, teorías, supuestos y maledicencias varias se han quedado en dos detalles, en el evidente y mencionado que habla sobre su posición en la cancha y en el que nos recuerda que esto no es más que un juego y el pibe solo es un ser humano. Se han dicho muchas cosas y se ha tenido demasiada mala idea, a Leo le tienen ganas desde hace mucho tiempo. Pero da igual cuantas zancadillas metafóricas le metan el pibe rueda para levantarse de nuevo y no logran dejarle fuera de juego definitivamente.

Se ha tendido a menospreciar el trabajo del argentino repartiendo asistencias y juego porque la prensa de este país solo sabe medir el fútbol en función de los goles, en una especie de escala "ronaldiana" que reparte méritos a unos y otros. Curioso es, que hace poco más de una década el estándar era la clase de Zidane y lo de marcar goles solo era algo circunstancial. Cambian los tiempos, cambian los estilos, pero siempre sigue incólume la mano que mece la cuna de los medios.

Apareció Leo cuando le tocaba después de una primera parte para olvidar, mitad ahogado mitad superado, el Barsa estuvo perdido en la cancha. Y eso que contó con sus oportunidades y con cierto nivel de juego en los primeros minutos del partido, pero no se sabe si victima del agua, del rival o de los hados se encontró con un marcador en contra y con la sensación de que lo habían atropellado. Y no es que el Sevilla hubiese lucido en demasía tampoco pero entre lo bueno de uno, lo malo de otro y la tempestad que se cernía sobre el terreno de juego se conjugaron para poner contra la pared al conjunto culé.

Fue salir en el segundo tiempo y notarse esos “diez metros” que le comió Leo a la vertical del césped, lo noto el rival, el público y el juego del Barsa. Se hizo rodar más rápido el balón con un Iniesta que tomo el timón del fútbol y empezó a dejar pasmados a propios y extraños, como siempre, como si la cosa no fuera con él. Se empezó en definitiva a ver a otro Barsa. Uno más pendiente de finalizar las jugadas, ahora que contaba con una referencia a la cual buscar y mas empeñado en lo vertical que en lo horizontal.

Incluso debajo de un chaparrón como el que inundaba Sevilla el Barsa es reconocible, no dio concesiones al estilo, lo ajusto al terreno encharcado, pero seguía siendo el mismo que se practica sobre seco. Esa fe y esa persistencia es pese a lo que digan los agoreros la mejor virtud de este club. No apearse de una idea que sabes que es la buena solo porque el agua te llegue al cuello. No era el mejor día para los lucimientos pero aún así los hubo. Iniesta se monto el equipo a la espalda y dejo magia en cada charco del terreno de juego, quizás por si aparecía una rana y podía transformarla en príncipe sin necesitar un beso. De él partió la vertical de fútbol que se dedico a definir Leo Messi. El argentino con terreno ganado y en su área de influencia se dedico a desarmar la defensa rival, a empujar balones a las redes y a servir asistencias de gol que no supieron aprovechar sus compañeros. Pedro brego, repartió juego, entrega y lucidez a manos llenas. La generosidad de su juego no llenara titulares pero gana adeptos en los corazones culés.

Por detrás también hubo nombres propios que mencionar ya que Pique y Bartra se multiplicaron para achicar balones y ocasiones que por momentos amenazaron el marcador. Jugando bajo estas condiciones lo fácil hubiese sido algún error garrafal en forma de resbalón o traspiés que regalasen algún disgusto, pero ambos multiplicaron su entrega y repartieron con sobriedad el balón en la salida.Unión bajo el chaparron

“Se hizo rodar más rápido el balón con un Iniesta que tomo el timón del fútbol”

Cierto es que el empate llego precedido de un offside no señalado, pero pretender justificar noventa minutos de juego y cuatro goles en contra en una decisión desafortunada del arbitro nunca me ha parecido muy normal. Así podemos explicar cualquier cosa que queramos solo con enfocar la atención en la jugada que nos convenga y en base a repetir sin parar lograremos que todos crean lo que queremos vender. Lo mismo me da para la imaginativa expulsión de Song, que para el supuesto y tendencioso proceder arbitral, que curiosamente no le alcanzó para entre otras cosas señalar un más que claro penalti sobre Messi. Pero es que no podemos permitir que pequeños detalles arruinen una buena excusa.

Ni un rival peleón, ni un clima que no ayudaba, ni un terreno que pese a drenar en condiciones no se daba a basto auguraban condiciones para un gran partido. Pero al final pudimos ver un gran espectáculo con algo menos de estilismo pero con mucha más emoción. Se gano en base a juego y en base a sudor. Y se demostró que cuando quieren pueden sacar de dentro tanta testiculina como el que más. Luego darán las excusas que se quieran pero el equipo nos regalo una demostración de carácter y de que no se entregan bajo ninguna circunstancia.

A los que venden el fin de los tiempos y el ocaso de los héroes les tiene que costar mucho recibir este tipo de correctivos, porque pese a que el juego no extasió los sentidos en cuanto a su calidad y glamour, la capacidad de entrega y de reacción siguen intactos en el conjunto. El mismo conjunto al que todo el mundo machaca por su “endeblez defensiva” que es la misma que le permite ir líder de la Liga, curiosa forma de juzgar tienen algunos ciertamente.

Con otros colores en la cancha se hablaría de épica y de otras flores siendo blaugrana lo que despunta solo se ven los errores. No fue una lección de fútbol, a pesar de que por momentos se vio del bueno, pero si de carácter. Y este último también es indispensable para llenarse de trofeos que nadie se olvide de ello.

Antes de ir a por la Copa prefiero detenerme en Inglaterra donde el ogro azul celeste del City ha pinchado dos encuentros seguidos e incluso sin abrir el marcador. ¿Se acabo el ciclo del City? ¿O aquí si podemos concluir que no siempre se gana todo ni te encuentras a tope de rendimiento?

No deja de resultarme curiosa la forma en la que repartimos las varas de medir los culés y los no tan culés. Parece ser que los fallos del conjunto de Manchester no hacen más que confirmarle como un equipo invencible al que le sobrara tiempo para echarnos de Europa sin apenas despeinarse. Lo que en nosotros todo indica fin de ciclo en ellos solo explica un despiste. Con ese baremo llegaremos dentro de diez días a los octavos en los que la verdad nadie sabe lo que puede pasar. Será una eliminatoria de pegadas, ambos conjuntos son de gancho fácil pese a que ellos parecieran expresarlo mejor. Pero el City si que tiene mayores problemas con la mandíbula de cristal que tienen en defensa. Y en una eliminatoria en la que no contaran con el balón como aliado eso puede jugar demasiado en su contra pese a todo su poderío ofensivo.

No obstante aún faltan días para eso y antes toca asegurar la final de copa y afirmarnos en el liderato de la liga. Lo primero debería salvarse sin mayores sufrimientos y solo una sorpresa mayúscula, en forma de goleada, nos alejaría de la final. Lo segundo pasa por poner la directa y no tontear en la seguidilla de partidos “asequibles” que se avecinan antes del clásico. Con la única salvedad de la Real, el camino al clásico en el Bernabéu se prestara para que lleguemos frescos de mente, en teoría, y sería bueno que fuera así ya que de ese partido puede depender mucho de lo que suceda al final del año.

Se hablara mucho del penalti, se hablara mucho del juego del equipo y se hablara de muchas cosas esta semana, pero no se le dará el justo valor a o sucedido con Leo. Al pibe que nunca estuvo ido, ni estuvo ausente, el que solo regalaba caramelos en la distancia mientras tomaba carrerilla para empitonar cuando correspondiese.

Ayer no le hizo falta más que adelantar su posición unos diez metros, solo con eso ya le dio para desarmar a toda la defensa andaluza. ¿Ese es al que le falta pasión? ¿Ese es el que no esta fino? No me vengan con la del Mundial porque con eso ya de por si denuncian que nunca han estado dentro de un terreno de juego. Criticar a Leo Messi resulta muy fácil pero de tanto como ha logrado cada vez resulta más difícil elogiarle. Cuando se coloca el listón a tanta altura como él, los que no alcanzan se apresuran a escupir hacia arriba a ver si alguna suciedad lo empaña, por más que lo normal es que les llueva su propia saliva. Y justo eso fue lo que sucedió ayer en Sevilla, y quien sabe si toda esa agua que llegaba del cielo no era en realidad tanta bilis vertida mal queriendo a Leo.

 

“En el fútbol todo se complica por la presencia del rival” Jean-Paul Sartre

“La pelota tiene música y hay que acompañarla bien” Luis Aragonés

“Si he tenido 10 entrenadores, uno me enseño algo, tres no me estropearon y seis intentaron joderme” Marco Van Basten

 

Weed

11 comentarios:

ROBERTO GONZALEZ GARCIA dijo...

Excelente artículo el tuyo, merece mucho la pena leerlo por las conclusiones a las que llegas, "cuatro" VERDADES que siempre joden a los de siempre....QUE SE JODAN

Anónimo dijo...

Muy bueno! Se han llenado la boca con el off side, como si meter el 1ro hubiera descompuesto a un Sevilla bregador (tuvo 2 buenas ocaciones de aumentar su marcador), pero OLVIDANDO como no, el penalti NO PITADO.
Feder.

Paco Vivas dijo...

Amigo, hemos vivido la época en la que jugaba el mejor futbolista de todos los tiempos. lo demás son zarandajas. Buen articulo compañero.

Paco Vivas dijo...

Jugaba no, juega, coño.

txetxo7 dijo...

MESSI, al margen de los goles, sabe distribuir, sabe dirigir, sabe dosificarse, sabe marcar el ritmo del partido, dispone de una visión de juego espectacular, etc, etc. La CLASE y las condiciones técnicas hacen el resto. Si a todo ello añadimos la velocidad de ejecución, es un futbolista prácticamente imparable. Sólo queda emplear el juego sucio y violento. La caverna lechera es consciente que sobre el césped NO pueden pararlo, por tanto, utilizarán toda la suciedad y porquería que escupen en sus ESTERCOLEROS nocturnos para continuar ensuciando y tratando de condicionar arbitrajes. La rabia cada vez es más patente. Llegará un momento donde MESSI dejará de hacer milagros. Mientras tanto, hasta que MESSI decida jubilarse NO les queda que tragar. Mientras los SOBORNOS sigan llegando al tinglado mediático merengue, el panorama no cambiará lo más mínimo. Afortunadamente, quien marca las diferencias sobre el tapete es MESSI. Todo lo demás, retórica barata. Saludos WEED y lectores.

El fútbol desde una mirada femenina dijo...

Genial, el análisis de la posición de Leo es tan simple como complejo a la vez, el simple hecho de adelantar su posición definio el partido junto con la mágia de Iniesta, el mago volvio como bien dices "como si la cosa no fuera con él" una vez más demostración de clase y juego, para mi junto con Leo los responsables de la victoria. Entre tanto seguiran ensuciando la imagén de Messi una y otra vez sin ningún tipo de remordimiento, y él les callara la boca una y otra vez con sus obras de arte.

Grandes palabras como siempre.
Saludos :)))

Paco Jones dijo...

Te felicito,grandisimo articulo Weed y con garra para variar (que grata sorpresa... y disfrute con su lectura),parece que tenias algo atragantado y lo conseguiste escupir al fin,que alivio eh... jejeje !!!
Aunque no nos olvidemos de que seguimos cometiendo DEMASIADOS fallos para mi gusto y habra que mejorar o lo pagaremos caro. Pero si Messi sigue a este nivel ya me siento bastante mas optimista,espero que el resto de compañeros se apliquen al cuento. Bueno,se vera partido a partido. Creo ademas quedar demostrado que ponerlo atrasado es no aprovechar todo su potencial,lo cual no significa que se pueda hacer puntualmente o en un futuro (si lo hay) cuando este sea fisicamente menos decisivo.

Saludos estimado asturiano. :)..

Míguel Ángel dijo...

La primera media hora contra el Sevilla fue horrorosa. Algo hay que cambiar o lo lamentaremos

Paco Jones dijo...

Pues si,alguien deberia recordarles a nuestros jugadores que los partidos duran noventa y pico minutos porque esas quiebras de concentracion o pajaras en el futbol de elite se suelen pagar muy caras.

Ana Estevan dijo...

Que conste que cuando metió el gol el Sevilla, me puse mal. Quería pensar que en poco arrancarían, pero pasaban los minutos, y mi mal humor iba in crescendo. En eso apareció, surgió entre la lluvia y el viento y nos deleitó con lo que mejor sabe hacer, jugar a "su aire"
Era de esperar la caverna nos esperaba de punta, subrayando una y otra vez, el fuera de juego de Alexis y casi, ignorando el placer de ver al genio de fútbol

Paco Jones dijo...

Resumiendolo querida Ana... gano el Messilona. ;)

NOS INTERESA MUCHO LO QUE OPINAS DE ESTE ARTÍCULO, DEJA TÚ COMENTARIO, SIEMPRE QUE NO SEA UN INSULTO O DESCALIFICACIÓN, MUCHAS GRACIAS!!
Para insertar imagenes: [img]URL de la imagen[/img]