¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!

El Guardian de la defensaDos jornadas de Liga, en las que no se sabe aún si podrá intervenir, es lo que le queda a la carrera profesional de Carles Puyol, por lo menos como jugador blaugrana. Es el final de una trayectoria que debería ser ejemplo para cualquiera que quiera dedicarse al deporte. Y es el adiós del gran referente espiritual del equipo barcelonista.

Muy pocos jugadores, en el Barsa y fuera de él, han marcado la historia de un club como él. Muy pocos han logrado dignificar a tal extremo el escudo que llevan en el pecho al punto que ni los rivales más acérrimos osen denigrar su imagen. Porque si hay una palabra que describe la carrera de Puyol es: respeto, por el fútbol, por el deporte, por la competición, por los rivales y por el club que le vio crecer y llegar al estrellato. Y es el mismo que se desprende de las palabras de cualquiera que pronuncie su nombre.

Nunca destaco por una técnica inusualmente desmedida, no lo hizo por un físico portentoso, ni por una velocidad endiablada. Mucho menos por la dureza en su juego. Puyol simplemente ha sido mucho más que eso. Un jugador todo corazón, que unió unas extraordinarias condiciones para el fútbol que potenciadas con esa garra que solo él sabe imprimirle al juego, lo convirtieron aún siendo un jovencito en el defensa con el que ningún delantero quiere toparse.

Siempre bien colocado, rápido al corte y con un don para la anticipación que le permitía cerrar los espacios que nadie más podía. Poderoso en el juego aéreo e infranqueable cuando se deslizaba para el robo de un balón. Nunca tuvo necesidad de emplearse con violencia y supo suplir la ausencia de esta con el buen hacer defensivo que le permitió ganarse la admiración de todos. No fue un prodigio dándole salida al balón pero en cambio cuando se decidía a subir al ataque temblaban los rivales a su paso. No hay un solo detalle de su juego que desmerezca su perfil o que su entrega no alcanzase a suplir. Donde no llegaba el jugador alcanzaba ese espíritu indomable que siempre lo acompaño en su carrera y que le hizo romper todas las barreras de lo imposible.

De una humildad incuestionable producto de los incontables esfuerzos que le costo llegar hasta la cima y de los consejos de un padre que le abandono de forma trágica cuando empezaba a triunfar, Puyol nunca se ha terminado de creer su éxito. A todo más este le ha servido para espolearle en seguir la senda que le hizo alcanzarlo. La seriedad y la honestidad son otras cualidades que siempre le han acompañado, poco amigo de polémicas e historias fabuladas no se le recuerda ni una sola que salpicara su historial. Y esto hablando del capitán del Barsa y de la prensa que sufrimos ya habla por si solo de su figura.

A Puyol nunca le han regalado nada se lo ha ganado todo en base a su esfuerzo, a su constancia y a su permanente entrega en la cancha y fuera de ella. Si se buscara una semblanza del perfecto deportista solo bastaría con hacer un recorrido a su carrera para completarla. Hombre de club donde los haya siempre antepuso los intereses institucionales a los propios ejerciendo de escudo y de para rayos si fue necesario.

Como si uno de los guardias de la noche de la novela de George Martín se tratase ha hecho suyo el juramento de estos, que en su honor truncaría sus líneas para rezar así:

“Soy la pierna en la oscuridad, el vigilante del área. Soy la pasión que arde contra el hastío, el cruce que trae la seguridad, el grito que despierta a los durmientes, el escudo que defiende a los culés. Entrego mi honor y mi vida a la defensa del Barsa, durante esta noche y todas las que estén por venir”

De sus botas y de su bravura han salido incontables historias que hablan de la importancia que ha tenido no solo para el Barsa sino también para la selección. De sus intervenciones al filo de lo imposible hablarán hasta nuestros nietos, de su “literal” partirse la cara por el equipo se escribirán canciones, y de como con todo y ello defendió al equipo hasta el final se basara su leyenda. Y en el recuerdo de todos quedara grabado la vez que un rayo cruzo el cielo de Durban convertido en una fiera de larga melena para llevarnos a la final de nuestro Mundial.

“¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, Intentar hacer un recuento de sus intervenciones marcadas por el milagro o de la cantidad de veces que juego lesionado de gravedad o del sin fin de demostraciones de coraje en la cancha sería un imposible, tanto como encontrar a alguien que tenga una sola mala palabra para él.

Lo de Carles ha sido el triunfo del esfuerzo y la honestidad, del trabajo constante pese a la calidad y del respeto por el deporte y los rivales.

Empezó su carrera como extremo para ir retrocediendo en la cancha, primero al lateral y por último al centro de la defensa, donde se erigió como el baluarte donde se asentó la defensa del mejor equipo de la historia y de la selección que conquisto al mundo. Llego de la mano de Luis Van Gaal al primer equipo y alcanzo la fama mundial con un perfecto marcaje a Luis Figo en el celebre partido del cochinillo, en donde borro del mapa al portugués en una demostración de sobriedad y limpieza que asombro al mundo. A partir de ahí un joven que apuntaba maneras salió de la cancha convertido en una figura del equipo. Había alcanzado la madurez futbolística y el grado de referente para el barcelonismo.

Su figura se agranda cuando se contempla su carrera en su totalidad, hablamos del mejor defensa que ha dado el fútbol español y uno de los más grandes de la historia de este deporte. Su nombre evoca todo lo honorable y de esforzado que tiene este juego y el porque despierta tanta pasión entre los millones de aficionados del mundo.

Con Puyol en la cancha el barcelonismo siempre contó con un titán en la última línea que abortaba cualquier peligro que amenazara la portería y la seguridad defensiva que embargaba al equipo solo podía venir de su capacidad para llegar a los balones que nadie mas soñaría con alcanzar. Solo con evocar su nombre se atenazan las piernas de los delanteros rivales y les embargan las dudas sobre sus posibilidades de cara al gol. Y es que tardara en aparecer un defensa que reúna tantas cualidades y tanta entrega en un solo par de piernas y que despierte a la vez tanta admiración y respeto entre los suyos y los ajenos.

Con su marcha el equipo queda huérfano no solo de su leñador de seda, de su líder espiritual y del capitán al que todos siguen y escuchan, sino también de la figura que ennoblece y amalgama al ramillete de estrellas que lo conforman. Porque Puyol no solo ha sido capitán de palabra lo ha sido hasta las últimas consecuencias y siempre de una forma positiva para el equipo. De sus incontables actuaciones fuera del terreno también quedarán recuerdos, como su apoyo a Miki Roque al que no abandono hasta el final, o cuando cedió el honor de la Champions a Abidal en aquella inolvidable noche de mayo del 2011.

Con su marcha finaliza una era llena de heroísmos que no tendrá parangón por mucho tiempo que pase. Y su nombre evocara para siempre en los altares del deporte todo lo bueno que tiene este para ofrecer. Es el adiós del guardián del área, del cazador balones y del corazón barcelonista.

Lo único negativo que se puede mencionar en su carrera es la posibilidad de que tenga que dejar los terrenos de juego en la camilla de la enfermería, él que tantas veces se sobre puso a las lesiones para defender los colores del equipo no se merece un final así. Se merece culminar sus andanzas con una última heroicidad en el trascendental partido del diez y ocho de mayo en el que nos jugaremos el título de liga contra el Atlético de Madrid. Un partido hecho a la medida de su leyenda y en el que todos los barcelonistas soñamos verle participar. Para que conjure el peligro colchonero solo con su presencia o portando el escudo que tantas veces lucio.

En su último adiós en los terrenos solo me queda subirme en mi pupitre imaginario y recitar en su honor aquellos inmortales versos de Whitman que decían: ¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, nuestro viaje ha terminado.

 

“¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, nuestro terrible viaje ha terminado,

el barco ha sobrevivido a todos los escollos,

hemos ganado el premio que anhelábamos,

el puerto está cerca, oigo las campanas, el pueblo entero regocijado,

mientras sus ojos siguen firme la quilla, la audaz y soberbia nave.

Mas, ¡oh corazón!, ¡corazón!, ¡corazón!

¡oh rojas gotas que caen,

allí donde mi capitán yace, frío y muerto!” Walt Whitman

 

Weed

12 comentarios:

Míguel Ángel dijo...

Gran Weed

Precioso homenaje a nuestro gran Capitán y un referente en la historia culé.

El único pero es que te adelantas a los acontecimientos porque después de tanta costillada tu das la victoria hoy por segura contra el Elche y eso está por ver.

Sería bonito poder dedicarle la Liga a Tito y Puyol, pero yo no me haría demasiadas ilusiones porque este equipo no da para más y en vez de entrenar para intentar hacer algo diferente hoy y sorprender al Elche me temo que haremos exactamente lo mismo de siempre y dependeremos de tener la suerte de cara como contra el Villareal o en contra, como contra el Getafe.

Sigo viendo al Atlético campeón y además merecidamente.

Paco Jones dijo...

Impresionante,merecidisimo y acertado homenaje que te sacaste hoy de la manga sobre el ya legendario e inolvidable Carles Puyol. Hasta me he emocionado al leerlo....cosa nada facil,aunque tratandose del gran capitan no es de extrañar demasiado (me has tocado la fibra sensible jodio....jeje) Siempre me recordo un poco al capitan Trueno por su bravura desmedida y su gran corazon. Mejor no añado mas nada,torpe que es uno.

Saludos cordiales Weed.

Paco Jones dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paco Jones dijo...

Pues si,como bien refiere Miguel Angel demasiadas fiestas y comilonas....y poco entrenamiento y preparacion adecuada para las dos finales que se avecinan. En esto el entrenador es claramente el principal responsable por no saber motivar o al menos exigirles a los jugadores un minimo de profesionalismo,ya sabemos que lo han ganado todo pero el aficionado se merece siempre un respeto. Me temo que seremos tan predecibles y tibios como ultimamente y los rivales lo volveran a agradecer. Las sensaciones no son precisamente buenas pero ojala me equivoque. Pena que Carles Puyol sea unico en su especie....mas de uno deberia aprender con el.

Weed I dijo...

@Míguel Ángel

Lo tuyo tiene delito, que de un homenaje a Puyol lo único que te salga del cuerpo sea el cenicismo endémico que te corroe por dentro es un desproposito xd

Hombre no me seas cenizo hoy, veras que ganamos.... otra cosa será la semana que viene que si será a sangre y fuego... pero oye, seguro que si ganamos lo disfrutaras mas dándolo ya por perdido...jajaja

saludos

Weed I dijo...

@Paco Jones

Fibra sensible, sentimientos...emociones???.... macho ahora me vas a decir que tienes corazón?...!!! OMG!! xd xd

Si a Puyi no se le rinde un homenaje como es debido es que no se le hace a nadie... lo suyo es dificilmente igualable en el deporte honor a quien lo merece....

En cuanto a lo segundo, pues como le dije a Miguel, sois unos cenizos irredentos y os lo reocordare hasta la tumba como ganemos...que lo sepais...

Tanto cuento con las comidas y el día libre como si lo normal fuera que los tuvieran en una urna de cristal cuando no están jugando, es que os dan un hueso a oler y salís corriendo detrás de él..

igual no pensais que eso es mejor para el grupo que cada uno pase la semana por su cuenta, o pensáis que si no van a esas comidas estarán entrenando más o aprendiendo a jugar o que se yo?? no se en que pensais pero se os llenan los ojos de humo.. esto tiene más de positivo que de negativo, pero como os dicen lo contrario y os azuzan contra ellos perdeis el culo a machacarlos.... en fin!!!

Y lo de 1 día libre??... vosotros tenéis dos cada semana... no? pues eso mismo... el despejar muchas veces hace más que el trabajar demasiado...a ver si cuando vosotros teneis un Lunes cargado de trabajo en lo vuestro vais a la oficina en el fin de semana..... de verdad no se como lo veis, pero para mi lo sacais todo de quicio en base a un par de títulares sin meditarlo un poco...

analogamente sois como la comida rápida, fácil de digerir y poco para nutrir.... (bufff menuda os he soltado jajaja)

saludos mi estimadisimo.....

Paco Jones dijo...

http://www.mundodeportivo.com/20140511/opinion/http-imagenes-mundodeportivo-com-20140511-e__archivo_graphic_10_1_2_20140511_ykap11-eps-jpg_54407795966.html

Weed I dijo...

@paco jones

nah, que no me convence el dibujito....jajaja es más lo que me preocupa es que no salga el pic en cuestión y si la url, debería verse... cachis.....

Ana Estevan dijo...

Cuando alguien, como nuestro capitán, termina su carera deportiva, no queda otra que entristecerte.
Nadie representará al Barça como él, su coraje, su entrega, su fuerza. En cada partido nos demostraba que significa ser de este equipo.
El lo vivió, lo sufrió, y llevó a lo más alto. Nos enorgullece haberlo visto cómo llevaba el brazalete de capitán.
Lo descubrí con el marcaje a Figo, estaba en el campo, y fue de los momentos más emocionantes que viví.
Siempre será nuestro eterno capitán.

Weed I dijo...

@Ana Estevan

Con su adiós pierde el fútbol no solo el Barsa, tardaremos muchos en ver aparecer una figura tan positiva para el fútbol. Y el Barsa tardara demasiado en tener un referente tan grande como él. Y no por carencias del club, sino porque Puyi ha sido muy muy grande...

Yo lo vi desde sus inicios y quizás me saltaron algunas dudas ese día antes del partido, pero salí de él convencido de tener un coloso en la defensa.....lo suyo tiene un merito enorme y lo extrañaremos....

saludos guapetona...

Mablen dijo...

Fuiste y seguirás siendo GRANDE "Oh Capitán, nuestro capitán"

Weed I dijo...

@Mablen

Firmo debajo....=)

Bienvenido/a

NOS INTERESA MUCHO LO QUE OPINAS DE ESTE ARTÍCULO, DEJA TÚ COMENTARIO, SIEMPRE QUE NO SEA UN INSULTO O DESCALIFICACIÓN, MUCHAS GRACIAS!!
Para insertar imagenes: [img]URL de la imagen[/img]