La galactización de la afición culé…

¿El mercado de fichajes? De entrada quiero aclarar que este post no va de políticas deportivas, ni de filiaciones a una u otra facción del barcelonismo, mucho menos sobre la filosofía del club, ni de aciertos o fallos en los fichajes. Va de la idea general que tenemos los aficionados sobre el concepto de hacer una plantilla.

El Barsa desde hace mucho se ha caracterizado por fichar grandes crack's, pero como remate de una plantilla, no como piedra angular en la construcción de la misma. En esta casa se prima el hacer un equipo con todo lo que eso conlleva, especialistas, utilities, obreros, y como no, estrellas. Y cada uno tiene su función, su valoración y un peso justo a la hora de juzgarles. Aquí no vale el que cada componente de la plantilla tenga que ser una mega estrella, vale que realice el trabajo que se le encomienda independientemente de su fama, coste o peso mediático. Mucho menos de la cantidad de camisetas que venda.

Eso es hacer un equipo con la cabeza, empezando por los cimientos y no por el tejado. Me he aburrido de escuchar la frase que pregonan algunos que dicen que “hay que traer jugadores que ilusionen”, y no, no es eso. Hay que traer jugadores que hagan un trabajo y lo hagan bien, independientemente de la ilusión que generen. La ilusión es un espejismo que no siempre coincide con lo que sucede a ras del césped.

Viene todo esto a raíz de una corriente de opinión que se ha venido acentuado en la era post-Guardiola en parte debido a la búsqueda de repetir los mismos resultados espectaculares. Y que se inclina por que hay que fichar lo "mejor" del mercado a cualquier costo y sin mediar en necesidades reales. Olvidando en el trayecto que aquel equipo se formó en base a lo que enuncie al principio y no en base a ilusionar a la parroquia de antemano, por lo menos no como idea de proyecto.

Un punto importante en este proceso es el juzgar a los fichajes o técnicos en base a lo que uno haría, eso está bien como ejercicio mental, pero no vale a la hora de juzgar la realidad. De entrada, ni poseemos los conocimientos técnicos (unos más que otros) que los entrenadores, ni tenemos la misma idea de lo que se quiere plasmar sobre el campo en cada momento. Y el jugador que puede pedir la afición en un momento dado no necesariamente puede cumplir con lo que necesita el técnico en la cancha. O mil detalles menores, pero importantes, como el tipo de personalidad, los intereses de su carrera, la proyección de canteranos, el costo del fichaje, el equilibrio de la masa salarial y un larguísimo etc. imposible de enumerar en su totalidad.

Otra cosa que tiene su valor en este proceso es lo que ve el aficionado y lo que ve el técnico de cada jugador. Ya de entrada y por las limitaciones de la imagen, ver el fútbol en TV o vídeo nunca será lo mismo que hacerlo en vivo y eso es algo que la gran mayoría nos perdemos al no estar en la cancha constantemente. Luego también está el hecho de lo que miramos, porque por ejemplo, mientras nosotros estamos esperando ver a un lateral hacer un desborde en profundidad y un centro, lo que mira o espera el técnico es el cómo cierra los espacios o recupera la posición, y a eso es a lo que le da más valor, porque desde luego el jugador perfecto que lo haga todo aún no se ha inventado. Todos tienen sus habilidades y sus limitaciones hasta los mejores.

Por ende si intentamos juzgar en base a nuestra opinión, puede ser muy válido para nuestra visión, pero nunca reflejara lo que intenta el técnico o el club a la hora de ficharlo. Y ahí está el asunto en cuestión, no es que tú opinión sea más o menos valida, es que no es lo que se está buscando en realidad, y eso pese a quien pese, es lo primordial. Porque los encargados de hacer funcionar el equipo son ellos y no nosotros.

Este año se ha visto mucho con los fichajes que han ido aterrizando en el club, llegando a su cúspide con el último el brasileño Douglas. Y anticipo de antemano que no lo conocía y que apenas he visto unos vídeos en los que, como es habitual, suelen quedar bien parados la mayoría de jugadores ya que son resúmenes de las mejores jugadas de cada uno. El punto es que si después de seguirle dos años (en palabras de Zubizarreta de las cuales no tengo porque dudar) y de ponderar lo que hay en la plantilla en referente a lo deportivo y lo contractual, se ha decidido traerle, yo prefiero ese criterio al que sea desconocido para la afición o que la prensa brasileña no hable maravillas de él. ¿O es que acaso ahora los expertos son los periodistas y no los técnicos y scouts?

También es de considerar el hecho de que el que no haya explotado aún no quiere decir que no lo hará. O que necesariamente tenga que ser el mejor del mundo en su puesto, eso es una falacia imposible de realizar –tener al mejor en cada posición- la realidad es que hay que tener al que mejor realice el trabajo que le pides, lo cual no es lo mismo. Y la ilusión no viene de su fama o su renombre viene de lo que hace en la cancha o así debería ser pienso yo.

Luego el fichaje en cuestión puede resultar un éxito, un fracaso o un aprobado sin más. Pero es que ni con todo el análisis del mundo se puede asegurar esto de antemano, algo que se cae de lo maduro pero que a menudo olvidamos. Y el coste de cada fichaje no hace más que agravar o disminuir el resultado según sea el caso.

A mí no me vale el “ya sabía yo que no funcionaría en el equipo” dicho a priori o posteriori, porque está basado en los parámetros erróneos, que como dije en un principio no tienen por qué coincidir con lo que se busca a la hora de contratarles, por mucho que pretendamos entenderlo realmente en su totalidad. El fútbol y el deporte de alta competición están llenos de trabajos y sutilezas que a menudo se nos escapan pendientes de lo visual o de la competición.

La parte menos didáctica de este asunto es el concepto que manejamos del Barsa como club, como afición nos hemos cansado de criticar y menospreciar el modelo madridista de fichar con el talonario a las estrellas más rutilantes, que pese a ello y siendo honestos, tiene mucho de esto pero no es la verdad absoluta. Y nos hemos apalancado en la postura que manejamos en nuestro club como modelo opuesto y a imitar. Porque nos gusta y nos sentimos orgullosos de ello.

Pero resulta ahora, que víctimas de lo mediático y de las premuras surrealistas por los resultados inmediatos, parece que si no llega un supuesto TOP en cada posición no se está realizando bien el trabajo. Pero esto no es más que entrar en “la guerra del que dirán” ya que los del “otro” son más conocidos, mediáticos, consagrados o porque no decirlo “molones”. Eso y esa persistencia también copiada de la galactización no solo del Madrid sino de clubs como el Chelsea, City o el PSG en pretender tener todos los cromos del mercado en la plantilla, a pesar de que solo juegan once a la vez. Pretender tener un banquillo barnizado de estrellas es un absurdo irrealizable e insostenible en lo deportivo y lo económico. Y hay miles de razones que lo avalan, tantas que ni necesito enumerarlas.

Es obvio que “a veces” hay que hacer un esfuerzo e ir a contra pie de lo que expongo, por ejemplo la llegada de Neymar antes de que se lo llevase otro. Pero eso debe ser una excepción a la norma no la misma por definición. Y está reflejada por ejemplo en que se pida a Marcos Reus como algo fundamental para el club. No dudo de la calidad del germano, todo lo contrario, pero no es creíble teniendo el tridente que tenemos el pretender hacerlos coincidir a todos al mismo tiempo. Alegar su versatilidad es solo hacer encaje de bolillos para meterle con calzador en un puzle galáctico de estrellas. Y eso ya sabemos cómo acabo en la Castellana, algún título sí, pero mucho más de lo mediático que de lo real en juego y resultados.

En el fútbol como en la vida tienes que elegir, nunca lo puedes tener todo, por mucho que quisiéramos que fuera así. Luego ya se pueden tener opiniones mejores o peores sobre los jugadores o los que les fichan pero esto hay que entenderlo para ser coherentes y no banalizar un proceso que es mucho más complejo de lo que se puede pensar. Y desde luego cargar de forma “forofona” contra un jugador o técnico no es más que dejar salir la bilis en forma de palabras, hablar es fácil lo difícil es hacer, por muy listos y preparados que nos pensemos. Y en todo caso, de serlo, deberías entender esto y no opinaríamos de forma tan simplista.

El recurso más utilizado a la hora de juzgar suele provenir de los medios, a grosso modo, pero obviamos que ellos se dedican a vender y no a informar por lo menos hoy en día. El acostumbrado baile de fichajes a lo que nos acostumbran en el verano y cada vez más durante todo el año, no deja de ser una suerte de boberías encajadas para producir una constante venta de “noticias”. No es más que eso, pero muchos corren a fundamentar opiniones en unos supuestos inventados. Y esto es así en cuanto a precios, interés por jugadores y negociaciones en marcha o fallidas. Que en una gran mayoría solo son reales en los titulares de la prensa pero que son utilizadas por muchos para juzgar el funcionamiento del mercado o del club. Haciendo comparaciones absurdas o acusando de oportunidades perdidas, lo he dicho mil veces, ir al mercado futbolístico no es como ir al supermercado a llenar la nevera, pero muchos se empeñan en reducirlo a eso. Emitir juicios en base a esto no deja de ser sostener un debate de lo absurdo amparado en supuestos inventados o cuando menos poco fiables. Todos conocéis de sobra el juego de los medios no voy a descubrirlo yo.

Y lo último a resaltar es algo que siempre he tratado de dejar claro en mis post, los resultados son fantásticos y son los que dan los títulos, pero también son grandes mentirosos en lo que concierne al trabajo realizado. Lo cierto es que estamos todos demasiado mediatizados y pendientes de las vitrinas del museo, lo cual está muy bien y es muy válido, pero que no puede hacernos olvidar que ganar solo puede hacerlo uno. Y ni siempre gana el mejor ni el no hacerlo es necesariamente indicativo de que se haya hecho un mal trabajo, a veces solo es que alguien lo hizo un poco mejor, o que víctima de la misma competición alguien alcanzo el triunfo. Como decía Pep “en el deporte se pierde más que se gana” y es algo tan real como fundamental en el deporte, sino estas dispuesto a admitirlo lo mejor sería aficionarte a otras cosas.

..................................

“El jugador es un poco mercancía” Pep Guardiola

“Estoy convencido de que lo mejor para el Barça es que Eto'o se marche. ¿Que me puedo equivocar? Pues sí. Pero estoy aquí para tomar esta serie de decisiones” Pep Guardiola

“El fútbol es un juego de errores” Pep Guardiola

.................................................................

Weed

6 comentarios:

Esteban GARCIA URBANOS dijo...

Estamos absolutamente de acuerdo con absolutamente todo lo expresado.Nuestras felicitaciones sinceras.El que no lo entienda es porque no le interesa entenderlo.Un amplio extracto de la PURA realidad,que todos deberíamos tener cómo CATECISMO en el fútbol de hoy día, y nos queremos imaginar que en del mañana.Gracias.
PEÑA BLAUGRANA DE MADRID-Esteban GARCIA.

Weed I dijo...

@Esteban

Muchas gracias y bienvenidos, lo cierto es que cada día más este tipo de cosas se están viendo como algo normal, y me resisto a comulgar con tanta bobería que a mi juicio terminara alejando a la gente del fútbol, cansados de discusiones absurdas.

Hoy en día se habla muy poco de fútbol y mucho de títulares inventados y dirigidos, es absurdo, a mi me gusta un deporte no una sarta de cuentos trasnochados dictados por "enterados" y por intoxicadores de profesión.... pero... cada día es más dificil desligar esto de la realidad....

saludos y bienvenidos cuando queráis....

Míguel Ángel dijo...

Gran Weed

Es evidente que llevas razón, pero no es menos evidente que además de Neymar se debió traer un central, por ejemplo. Hay errores que se pagan muy muy caros.

También es evidente que ellos se dedican a esto y nosotros sólo podemos mirar, pero el rendimiento de los jugadores lo vemos todos y para jugar en los grandes has de tener algo especial.
En mi opinión, un Montoya, por poner un ejemplo, no tiene nivel Barça porque no aporta nada diferente. Sería un gran jugador en cualquier equipo que no sea de primer nivel, pero no en un grande.

Como ya sabes, estoy de acuerdo contigo a medias. Para mi el trabajo que está haciendo llega tarde y mal. Hemos reforzado al máximo rival por nuestros propios errores y hemos tenido una temporada en blanco y hemos sufrido los títulos del eterno enemigo por las cagadas y mala planificación nuestra.

Weed I dijo...

@Miguel

"Es evidente que llevas razón, pero no es menos evidente que además de Neymar se debió traer un central, por ejemplo"

Y me sueltas esto después de haberte leido todo y darme la razón... en fin, caso perdido....XD

Y no comento como lo concluyes porque sino la liamos....jajaja

saludos che

Anónimo dijo...

la planificación de un director deportivo para los fichajes tendría que ser intentar fichar lo que hace falta según las carencias del equipo y a partir de ahí ver lo que hay en el mercado en los puestos los cuales se tiene ese déficit
el Barça cometio errores de planificación los últimos años y de ahí lo pagamos las ultimas temporadas aunque se hubiera ganado una liga con el malogrado Tito Vilanova ya se preveía una serie de dificultades en algunos jugadores por la falta de físico para competir en las fases definitivas de la temporadas
este año se ficho para cubrir esas carencias y ahora esta en las manos de Luis Enrique y las piernas de los jugadores demostrar esa valia que se le presupone....

Weed I dijo...

Yo insisto, la gente le da la razón al artículo y acto seguido se contradice en forma de comentario....igual es que yo soy muy tikis mikis.. pero bueno...

Pero bueno, debe de ser que los que saben de fútbol están en los bares y no en el fútbol....

NOS INTERESA MUCHO LO QUE OPINAS DE ESTE ARTÍCULO, DEJA TÚ COMENTARIO, SIEMPRE QUE NO SEA UN INSULTO O DESCALIFICACIÓN, MUCHAS GRACIAS!!
Para insertar imagenes: [img]URL de la imagen[/img]