Luis Enrique y su Barsa de autor…

Luis Enrique A punto de finalizar el periodo de fichajes y salvo alguna sorpresa que realmente no espero, creo que podemos dar por cerrada la plantilla. Ha habido una reforma mucho más extensa de lo que yo había pensado seguramente impulsada por el temor de no poder fichar debido a la sanción, o por lo menos es lo que pareciera a primera vista. Sin dudas la mano de Lucho habrá tenido que pesar bastante también, ya sabemos que los técnicos nuevos tienden a traerse a los jugadores que son de su gusto y alguien con el carácter del asturiano dudo que se conforme con algo menos que lo que el pida.

Lo cierto, y sin entrar en los motivos u razones, es que se le ha dado un lavado de cara integral a la plantilla algo que se me antoja necesario y esperanzador vistos los mimbres y las prestaciones que nos pueden ofrecer los componentes del equipo blaugrana. Pretendo dar un repaso a los jugadores con los que contamos y a lo que nos podrían ofrecer durante este año, a falta de ver, por descontado, las ideas que intenta imponer Luis Enrique. No pienso entrar en debates absurdos sobre los que deberían o no haber venido, a juicio de la masa social, ni me parece serio ni de utilidad ya que lo cierto es que no están en el equipo y no van a sumar ni restar en nada. Tampoco Pienso entrar a valorar precios o negociaciones que realmente nos son desconocidas por muchos titulares que nos regale la prensa a diario. Pienso opinar sobre lo que hay realmente en la plantilla y sobre lo que yo creo que nos pueden aportar. Ni más ni menos que eso.

De entrada y por petición expresa del técnico contaremos con una plantilla corta de unos 23 jugadores. Lo que tiene sus pros y sus contras, ya que si bien quedas expuesto a una plaga de lesiones, te permite mantener enchufados a casi todos los jugadores, y también te permite tirar más de la cantera. Algo que de cara al futuro puede ser no solo muy importante sino también interesante.

De lo visto en los partidos de pretemporada y de la confección de la plantilla, se aprecian y se intuyen muchas cosas. Como el regreso de la presión y la intensidad en las recuperaciones del balón, algo que en mi humilde opinión ha sido una de las piezas angulares para el bajón de juego producido en los últimos tiempos. Así mismo una mayor velocidad de circulación y de ejecución de las jugadas –eliminando muchas veces, los escalones en forma de toques entre líneas-, si bien el juego seguirá siendo reconocible entiendo que se volverá más vertical y directo cuando sea necesario. Se ha primado la velocidad de ejecución sobre otros factores como la calidad o el preciosismo, algo que no puedo más que alabar. Si no puedes competir en cuanto a físico, una respuesta lógica es contrarrestarlo con velocidad.

Y sobre todo lo que pareciera que va a imponerse es una mayor versatilidad en el juego y los planteamientos, combinando la “vieja” escuela con las ideas más “guerreras” de Luis Enrique. Pero siempre manteniéndose dentro de los márgenes del estilo blaugrana. Algo que no puedo más que aplaudir ya que indica evolución, y esto es indispensable para mantener el nivel de juego. Si no renuevas ideas, aún dentro de tu estilo, terminas por condenarte al estancamiento.

La Portería

Ter Stegen Sin dudas, por lo menos para mí, es la línea que mejor apertrechada ha quedado. Me parece que el trabajo realizado para suplir a Valdés ha sido impecable tanto en lo deportivo como en lo económico. Ter Stegen, Claudio Bravo y Jordi Masip componen una terna que aporta seguridad, solidez y un marco temporal de tranquilidad a la portería culé.

A mi juicio el titular debería ser el alemán Ter Stegen, por talento, por sobriedad, adaptabilidad y por la proyección que aporta. Pienso que este chico de no mediar imponderables puede marcar una época en el club. Talento y personalidad tiene de sobra, falta por ver como aterriza en el equipo y si la afición le da el tiempo necesario para consolidarse. Sabiendo como sabemos, lo complicada que es esta posición en el club. El problema para él, puede venir por la inoportuna lesión que ha sufrido y que le resta posibilidades de inicio en la Liga. Si fuera cualquier otra demarcación esto no implicaría mayor problema, pero dadas las peculiaridades propias del puesto un arranque fulgurante de Bravo podría restarle muchas posibilidades al teutón. Dado lo poco proclives que suelen ser los técnicos a la hora de remover un cancerbero que funciona.

No obstante el chileno no es un cualquiera precisamente, y si finalmente se hace con la titularidad no creo que vayamos a salir perjudicados. Con menor proyección debido a su edad y su margen de mejora, Bravo ofrece a cambio una amplia experiencia y madurez profesional. Comparte con su “rival” varias de las características que le hacen apto para el puesto, como la agilidad y el buen juego con los pies.

Lo indiscutible es que entre ambos a mí me transmiten una total tranquilidad en cuanto a la seguridad de la portería. Considero que se ha hecho un gran trabajo ante la baja de un referente como Valdés que nunca es fácil de cubrir.

El tercero en discordia siento decir, quedando por fuera los imprevistos o sorpresas, que no creo que cuente mucho por lo menos este año. Masip es un buen portero y ofrece ciertas garantías, aparte de estar totalmente acoplado al sistema de juego culé, única ventaja comparativa con sus rivales, pero no le veo capacitado para desbancarlos de la titularidad. A esa edad si aún no había llegado al primer equipo, imponderables aparte, no me hace pensar en que se pueda poner mayores esperanzas como algo sólido a futuro. En cualquier caso como solución de emergencia me parece muy válido.

Veremos quién gana la pugna por el arco y como lo gestiona Luis Enrique, en lo que será uno de los debates más ardientes de la temporada.

La Defensa

Dani Alves Sin duda la línea más polémica y comentada de la temporada y en donde se generaron mayores discusiones en cuento a su  confección. Línea que con la llegada de Luis Enrique se verá muy beneficiada, y no solo por los fichajes que llegan. Soy de los que piensa que el mayor problema defensivo del equipo no estaba propiamente en los jugadores de la demarcación y si en la aplicación del sistema de juego. Con una defensa tan adelantada y ofensiva como la nuestra si el resto del equipo no cumple con los cometidos de presión y recuperación, dará igual quien conforme la defensa ya que estarán condenados a sufrir. Y precisamente eso es lo que ha venido sucediendo en los dos últimos años. La afición se ha cebado principalmente con Alves y con Piqué, que si bien no han estado a un nivel estelar tampoco los he visto tan mal como la mayoría. Lo que si es cierto es que si son los que más han sufrido por la falta del trabajo defensivo del equipo. Y por ende han sido los principales señalados.

Creo que este año con una vuelta a las buenas costumbres defensivas y con una mayor competencia y presión del entrenador veremos como las prestaciones de ambos subirán enteros, y no exclusivamente a que como se dice popularmente se hayan puesto las pilas. En los deportes de equipo todo suma y si alguien no hace su trabajo otros quedan en evidencia, no podemos desvincular una cosa de la otra.

Por demarcación la única que ha pasado desapercibida, por bien cubierta, es el lateral izquierdo. Contamos con un Jordi Alva que no solo es una garantía sino todo un valor en su puesto. Si las lesiones le respetan Adriano es un escudero de muchos quilates además de un comodín de mucha utilidad. Y esto sin olvidar que viene pisando muy fuerte un Grimaldo que amenaza con marcar una época en el carril del Nou Camp.

En el carril contrario, la derecha, no ha habido cambios tampoco, pero sigue despertando ciertos recelos en la parroquia culé. De entrada Alves parte como titular a la espera de que recupere parte del físico y del hambre que le hizo un icono del equipo. Como comentaba más arriba no tengo dudas que su rendimiento se verá muy favorecido con el incremento del juego de presión y recuperación. No es lo mismo lanzarse al ataque de forma continuada teniendo la seguridad de contar con una red de contención detrás de tuyo, que hacerlo con el temor de que te pillen al traspiés. Desde luego eso incide en mucho en tu rendimiento. Queda de su parte el recuperar prestaciones y la confianza de la grada, cubierto eso, el resto es trabajo suyo. Montoya, su suplente, es un buen jugador pero más cumplidor que esperanzador. Su perfil más sólido y defensivo pierde enteros frente a sus limitaciones ofensivas, acostumbrados como estamos a carrileros de largo recorrido. No obstante pienso que es un recurso que no debe despreciarse sobre todo en función de según qué rivales. Su trabajo de este año es demostrar que puede aportar lo suficiente en ataque como para acallar las críticas.

El centro de la defensa, el eterno convidado de piedra de las últimas temporadas, es donde más se ha oxigenado con fichajes. La llegada de Mathieu y Vermaelen aportarán mucho más de lo que los agoreros vaticinan. Se ganarán centímetros y contundencia ya de entrada y espero que por fin el juego aéreo deje de ser una condena al sufrimiento. Tanto en defensa como en ataque. Así mismo se ganará en velocidad y anticipación dado el perfil de ambos recién llegados y sobre todo pese a que no se comente mucho, se gana un perfil zurdo natural. Y aunque parezca un detalle baladí, no lo es, el que pierna manejes puede ser un condicionante de importancia en el centro de la defensa. No es tan visible como la altura pero es casi igual de importante.

De Mathieu se critican básicamente su edad y el que sea central desde hace poco tiempo. Pero creo que en ambos apartados puede aportar mucho más de lo esperado. Lo veo un profesional muy centrado y que se ha cuidado a la perfección, no veo porque no puede darnos 2 o 3 años con un excelente rendimiento físico. Si a eso le sumamos la motivación de culminar su carrera en el Barsa no veo porque no puede bastar para hacer un buen papel. No pienso que sea un Kaiser del área pero lo veo perfectamente capacitado para cumplir más que sobradamente. Eso sí, lo que no cubre es el apartado de liderazgo de la defensa, a él si no le veo ejerciendo de jefe.

Vermaelen por su parte viene con la losa de su supuesta fragilidad con las lesiones, algo que honestamente es más mediático que real. Si es cierto que ha tenido una racha de casi dos años nefastos en esa parcela, pero no es algo que tenga que ser permanente. Sino no estaríamos hablando de Messi como lo hacemos, si nos remontamos a sus inicios. Por el contrario ofrece una jerarquía y un liderazgo en la línea de los que carecíamos. En buenas condiciones físicas y con una buena adaptación puede ofrecer muchísimo liderando una defensa carente de referentes de este tipo. Es un jugador hecho y derecho y con multitud de aportaciones defensivas, al corte, por arriba y sacando el balón, aparte de tener también una buena punta de velocidad.

Los veteranos en el Club Piqué, Bartra y el polifacético Mascherano tendrán distintos roles y retos durante este año. Por un lado y como comentaba antes Piqué contarán con un respaldo adicional con el retorno de la presión defensiva del conjunto que el ayudara a retomar su mejor versión, pero esto no será suficiente si no pone de su parte. En principio y a tenor de sus palabras es consciente de ello. La diferencia es que este año si tiene quien le siente en el banquillo si le da por flojear. Veremos que hace el catalán. Bartra por su parte tendrá como principal misión el hacer eclosión de forma autoritaria, so peligro de quedarse como eterna promesa. Central polifacético que otorga diversos recursos atrás y adelante, creo que tiene la calidad y la personalidad necesaria como para colocarse como referente de la zaga a medio plazo. Queda de la mano de Lucho guiarle en el último tramo de su asentamiento en el plantel.

Por último queda Mascherano que después de su espléndido Mundial y del espaldarazo por parte de Luis Enrique ha ganado enteros dentro de la plantilla, no obstante su posición no ha quedado del todo clara y se espera que alterne el centro de la defensa con el medio centro. Hablar de su trabajo me resulta redundante creo que es de esos jugadores imprescindibles en toda plantilla por todo lo que aporta dentro y fuera de la cancha. Cuando no este lo extrañaremos mucho.

La Media

Raquitic La sala de máquinas del equipo también ha quedado remozada y con un perfil mucho más elástico, lo que originaran previsiblemente mayor verticalidad en el juego, o eso es lo que espero. Las llegadas de Raquitic y Rafinha le darán mayor velocidad y versatilidad al juego además de dotarle de más fantasía que la acostumbrada. El canterano alternara con la delantera pero su sitio está más aquí en la media que allí buscando el gol. Al final pienso que terminará derivando a un puesto más como el de Ronaldinho que al de Xavi, pero todo está por ver. El croata en cambio debe posicionarse como la brújula que guíe el juego del equipo, un par de zapatos que le incomodaría a alguien con menos calidad y visión de juego que él, pero confío en que sepa hacerse con ella.

Espero la consolidación de un infatigable Iniesta como el mago que le de sentido al juego, que rompa los esquemas rivales y que haga sentir su mayor jerarquía en el equipo ahora que no estará Xavi de forma continuada. Con que hacerlo lo tiene de sobra no voy a descubrir ahora a Andrés.

Uno de los más beneficiados de los cambios entiendo que será Busquets que por fin contara con un respaldo de confianza en Mascherano para los días que deba descansar o no se encuentre cómodo. Paralelamente espero ver con cierta frecuencia aportaciones de un Samper que va quemando etapas a un ritmo vertiginoso, que no sorprenda a nadie que termine el año arriba.

Será el año de la confirmación de Sergi Roberto, un jugador con una calidad tremenda pero que no ha podido demostrarla más que a cuenta gotas. De él yo espero mucho, espero lo mejor de su juego y solo le falta hilvanar una serie de partidos que le infundan confianza para soltarse y desplegar su juego real. Pienso que con Luis Enrique apoyándole esto podría verse este año, de lo contrario las presiones podrían ser demasiadas para su continuidad.

Por último queda el papel de Xavi Hernández el alma del estilo culé, referencia del mejor Barsa de la historia y un jugador que pese a ser vilipendiado por una parte de la afición aún puede dar muchas tardes de gloria si le saben administrar. Ese cainismo tan propio de esta parroquia quiere jubilarle antes de tiempo, pero espero que aún nos destile mucho fútbol, más espaciado en el tiempo eso sí.

Me ha gustado la configuración de este sector en específico tanto por lo que hay como por lo que viene por detrás, que no es poco. Viene metiendo presión un conjunto de jugadores que pueden eclosionar antes de lo esperado y que tendrán espacio en el primer equipo si es necesario, al contrario que hubiera pasado de poblar más este sector.

La Delantera

Luis Suárez La línea del campo que ha quedado más corta dentro de la plantilla, su potencial es enorme visto la conjunción de crack’s reunidos, pero se me antoja un tanto escueta de fondo de armario. Lo cierto es que no hay a la vista muchos relevos para los titulares con las salidas de jugadores como Tello o Alexis por exigencias del guión y del talonario. El tridente formado por Neymar, Messi y Luis Suárez tendrá como único relevo natural al incombustible Pedro que seguirá un año más dejándose la piel y trabajando como un loco pese a las típicas críticas de los que solo ven los goles en la delantera.

Lo cierto es que un refuerzo adicional en esta demarcación hubiese sido lo ideal, pero nunca como se ha pedido, un primer espada que no tendría sitio habitualmente. Preveo que con cierta asiduidad veremos la presencia de canteranos como Munir, Adama, Dongou o el mismo Sandro en las convocatorias como alternativas para eventualidades. Y pese a lo corto, puede que finalmente termine siendo beneficioso, si esos minutos ganados para la cantera fructifican como es debido.

Ahora bien, la delantera que puede resultar de la conjunción del tridente titular puede valer todos los sacrificios hechos. Quilate a quilate es difícil reunir más calidad en la punta del ataque. Con un Neymar más asentado en el juego y con experiencia en la Liga espero que este año despliegue más magia y se destape en mayor medida que el año pasado, pese a que intuyo que aún no ha llegado su momento de consagración. Leo Messi volverá, eso seguro, a marcar las diferencias. Uno no deja de ser Messi por una racha más floja. Este año con los cambios que le veo implementar a Lucho creo que el argentino disfrutara de los frutos producidos por estos. Tendrá mayor respaldo en la faceta goleadora y repartirá las responsabilidades de tirar del equipo. El recién llegado Luis Suárez es la incógnita a falta de ver su acoplamiento al juego y su tardío comienzo debido a la sanción. Pero nadie puede negar su calidad y su instinto goleador. Nos otorga además algo de lo que carecíamos desde hace mucho, un delantero con capacidad para el juego aéreo que no es un recurso a dejar de lado. Y si bien no es un estilista a la altura de sus compañeros tampoco es que sea cojo precisamente.

Tema importante este verano en referencia a la delantera es la llegada y marcha de Deulofeu, algo que por inesperado dejo descolocado a más de uno. Y si bien es innegable la calidad de este chico, cada vez más me da un aroma a Iván de la Peña. Espero que la experiencia obtenida con el cántabro valga para reconducir un chico que si se centra puede marcar un hito en la delantera del club, calidad tiene de sobra para hacerlo.

Vistos los fichajes, las salidas y sobre todo el trabajo de Lucho pienso que este Barsa es un equipo de autor, hace mucho que esta plantilla no sufría una transformación tan radical como esta, y además guiada desde el principio por el encargado de manejarla. Esto no puede más que ser positivo a la espera de los resultados. Tampoco podemos olvidar que, y pese a los precedentes cercanos, con toda revolución viene el tiempo de acoplamiento y no necesariamente tiene que circunscribirse a una temporada. Que para el Barsa por su filosofía de juego inmutable en el tiempo le sea más fácil que a otros clubs la asimilación, no quiere decir que esta sea instantánea. Todos los equipos necesitan un proceso de maduración, lo normal no es que se hagan tripletes a la primera como norma.

Lo importante es que se cuenta con los jugadores necesarios para plasmar las ideas del míster, y que este cuenta con la mentalidad necesaria como para implantarlas. En eso nadie creo que dude de él, sabe lo que quiere y el cómo lograrlo. Y desde luego no le tiembla el pulso para tomar decisiones. Uno de los aspectos menos considerados de su llegada es la importancia que tendrá en el devenir del futuro cercano de la cantera, amante de la misma y con un tropel de jóvenes valores a punto de ebullición, las oportunidades que les dé pueden marcar el futuro del club de una forma que no somos capaces de imaginar ahora mismo. Y si no al tiempo.

Lo que si me da la impresión es que contamos con un liderazgo firme y unas ideas muy claras sobre lo que quiere este año el quipo. La puesta a punto tardara más o menos pero confío en que termine llegando y repartiendo los frutos que anuncia el talento reunido. Pero todo esto ya es terreno de especulación y no tardaremos en ver el rendimiento real. Mañana comienza una Liga que promete muchas emociones y una dura pelea por el triunfo final. Porque preveo que otra vez será una Liga de tres. Agárrense que vienen curvas.

"Vamos a utilizar todos los recursos tácticos para sorprender a los rivales. No seremos un equipo previsible" Luis Enrique

"Fichar jugadores no es como ir al supermercado y hacer compras. Es un proceso largo" Luis Enrique

"Yo soy el líder del equipo. Y quiero conseguir ascendencia sobre todos mis futbolistas" Luis Enrique

Weed

1 comentario:

Martín Olivé dijo...

Mucha confianza en el joven Munir para jugar muchos minutos al principio de temporada, veremos como le va.

NOS INTERESA MUCHO LO QUE OPINAS DE ESTE ARTÍCULO, DEJA TÚ COMENTARIO, SIEMPRE QUE NO SEA UN INSULTO O DESCALIFICACIÓN, MUCHAS GRACIAS!!
Para insertar imagenes: [img]URL de la imagen[/img]