Messi & Neymar sociedad ilimitada…

Messi & Neymar sociedad ilimitada…Para aquellos que amamos el fútbol como expresión del talento de los jugadores, la renuncia prematura de Ronaldinho a conservar su físico para poder desplegarlo fue toda una tragedia. Años más tarde viendo la evolución de Messi y en lo que se ha convertido el dolor se vuelve doble. Si a eso le sumamos la primitiva conexión que había entre ambos en el ocaso de uno y el nacimiento del otro no hace más que hurgar con inquina en la herida del espectáculo que nos perdimos.

El barcelonismo quedo huérfano de un show que no pudo vivir, pero con el correr de los años la oportunidad se repite ahora en una suerte de revival de aquella ocasión perdida, a modo de padre adoptivo del espectáculo desheredado. Esta vez a la inversa, el argentino tutela al brasileño y le marca el camino para que un día, cada vez más cercano, le suceda como el mago del equipo. Pero al mismo tiempo conjugando su talento, en plena explosión uno, pura madurez el otro, y regalándonos una conexión que amenaza con ser cósmica porque desde luego terrenal no lo es.

Si el año pasado recién aterrizado en Europa y con apenas veintiún años uno, con todo lo que presupone ambas cosas, y arrastrando lesiones el otro, fueron un islote que destellaba en el desierto futbolístico que fue el Barsa. Este con un Neymar más maduro y más hecho en cuerpo y cabeza al fútbol del viejo continente, y con un Messi en plena forma, lo que presenciamos es la estética del talento de uno puesto a la disposición del otro. Y cuando cada uno de ellos tiene tanto de este para dar la suma de ambos solo puede ser un regalo para los ojos.

Anota Neymar por asistencia de Messi, asiste Neymar para que goleé Leo, da igual la formula el destino termina siendo el gol. Pero no a goles se reduce la conexión, es mucho más que eso, es un regalo para los que buscan plasticidad y arte dentro de la competición. Dentro de un esquema, ahora sí, que busca potenciar sus virtudes y dejarles espacio para expresarlas, ambos jugadores han encontrado su sitio sin estorbarse. Al contrario de lo que los agoreros vaticinaba no se restan sitio en el césped sino que multiplican el espacio disponible para jugar y combinar. Cuando hay talento y complicidad nunca puede ser un problema, lo es el no tenerlo.

Se vaticinaban también luchas de egos, y la pifiaron de nuevo, pues el romance futbolístico y de simpatías salta a la vista hasta para el más miope. Se regalan piropos dentro y fuera de la cancha como lo hacen con los balones. El maestro y el alumno aventajado, el hijo huérfano que se empeña en ser el padre ejemplar que perdió cuando apenas salían del cascarón. La dupla genial que no pudo ser ayer se reencarna en la que vemos hoy. Y es que Neymar cada día que pasa viene siendo más Ronaldinho y asumiendo más peso propio en el equipo, y esta vez nadie desertara del juego dejando vació la vacante para combinar. No, Leo no es de los que se borran, es de los que porfían hasta el final.

Lo que de de si esta pareja solo el tiempo lo puede decir, lo que se puede esperar a partir de lo que vemos cada semana, eso, eso no lo podemos medir. Es tanta la magia y el fútbol que se desprenden de su conexión que hacer vaticinios y proyecciones es arriesgarse al ridículo, hace mucho, mucho tiempo, que dos figuras de esta magnitud no se reunían con una misma casaca y en total plenitud. Por lo cual hacer antojos de cábalas no es aconsejable.

Lo que si es cierto y si es medible es la ilusión que despierta en la afición, basta con medir las sonrisas del graderío, cuando estos dos se juntan, para encontrar un patrón de medida a tanta emoción.

La desidia nos robó una generación atrás un regalo preciado, el fútbol nos lo devuelve hoy para que soñemos de nuevo. Esta vez nadie duda de que se amalgame la magia y produzca los conjuros que nadie en el Camp Nou olvide jamás. Esto ya es hoy una realidad, pero es una realidad que solo acaba de empezar, el resto, el resto está por venir y no puede ser más esperanzador. La sociedad ilimitada está aquí para quedarse y triunfar.

 

 

“La primera imagen del Barça que recuerdo es Ronaldinho, y después Messi" Neymar

 

 

Weed

2 comentarios:

Adolfo dijo...

Interesante artículo. Ver a estos dos fenómenos es un espectáculo para los amantes del fútbol. Seguro que darán muchos días de gloria.

Txetxo7 dijo...

Los que entendemos de fútbol, sabemos que el fútbol NO son goles únicamente...Existen múltiples factores que condicionan el desarrollo de un partido y el juego en general. MESSI juega y hace jugar al resto del equipo. La visión y la inteligencia que demuestra para generar, repartir y distribuir sólo está al alcance de un FUERA de SERIE como él. Neymar es un crack, pero todavía está muy lejos de Messi. La incidencia y la influencia que tiene Messi en el desarrollo y en el sistema del FCB no la tiene el brasileño. Messi marca las diferencias un día sí y otro también. Obviamente, con el paso del tiempo Neymar irá asumiendo mayor protagonismo pero nunca llegará a ser como Messi. Un cordial saludo amigo Weed.

NOS INTERESA MUCHO LO QUE OPINAS DE ESTE ARTÍCULO, DEJA TÚ COMENTARIO, SIEMPRE QUE NO SEA UN INSULTO O DESCALIFICACIÓN, MUCHAS GRACIAS!!
Para insertar imagenes: [img]URL de la imagen[/img]